Corcho Natural - Corcho y otras aplicaciones

La naturaleza sin límite

Los egipcios, griegos y romanos de la antigüedad eligieron el corcho para los objetos cotidianos. Hoy en día esta materia prima natural se aplica en obras icónicas y en las creaciones más emblemáticas. En la construcción, en el patrimonio, en la decoración, en la moda, en las artes plásticas, en el ocio, en la aeronáutica. Con imaginación con la ayuda de los avances en I+D e innovación conquista arquitectos, ingenieros y diseñadores de todo el mundo. Desde la Tierra hasta el espacio.

image_1image_2image_3image_4image_5

«Es increíble cómo funciona. Está abierto pero de alguna forma parece cerrado. Es como si hubiera paredes de vidrio que no se ven pero que nos protegen de los sonidos de la calle… Es otra de las cualidades del corcho: absorbe el sonido. Difícilmente conseguimos oír los ruidos en la superficie del techo de acero». Esta descripción del arquitecto Pierre de Meuron sobre el corcho aplicado en el Serpentine Gallery Pavilion 2012 demuestra cómo una materia prima 100 % natural consigue sorprender hasta a los más prestigiosos creadores. En Londres, el proyecto de colaboración entre el artista chino Ai Weiwei y los arquitectos Herzog & de Meuron sorprendió por su creatividad. También por el hecho de haber usado una materia prima tan «interesante y misteriosa, que pocas personas saben realmente qué es», como menciona Jacques Herzog.

«Es un material natural, con fuertes plusvalías a nivel de tacto y olfato, de gran versatilidad, lo que permite que sea fácil de esculpir, cortar, moldear y formar».

Herzog & de Meuron,
arquitectos del Serpentine Gallery Pavilion

El redescubrimiento y los entusiastas

Un poco por todo el mundo, los artistas plásticos están descubriendo —o redescubriendo— una materia prima que hace siglos encontramos en objetos cotidianos como los tapones. Y el interés es común a los artistas veteranos y las nuevas generaciones. Véase el éxito del concurso «The Future of Cork Aplications», del Vitra Design Museum y del Centre Georges Pompidou, en 2012, en el cual compitieron más de 360 jóvenes artistas que mostraron nuevas percepciones para la aplicación del corcho.

El diseño ha llegado a asumir una importancia creciente en el actual desafío de traer el corcho a un primer plano de la vida moderna. Nombres como Inga Sempé, Nendo, Fernando Brízio o Pedrita dieron el ejemplo con el proyecto MATERIA® – Cork by Amorim, una colección de objetos que se integran de manera funcional en los ambientes del día a día. En este campo, también otros reconocidos diseñadores de interiores y de mobiliario ayudan a llevar al público la mirada y el sentir del corcho de forma más intensa. Jasper Morrison, Candice Olson, Eric Kuster, Daniel Michalik, entre otros, se muestran auténticos entusiastas de esta materia prima.

«Para un material que lleva utilizándose desde la antigüedad, la versatilidad camaleónica del corcho es astronómica (...) gracias a su capacidad de renovación y adaptación a nuevas exigencias tecnológicas».

The Chemistry of Cork,
National Geographic

El corcho es un producto diferenciador, asociado a calidad. Despierta sensaciones, apela a la creatividad y al confort. Al conjugarse con otros materiales, les añade valor y contribuye a reforzar el concepto de originalidad, ya sea desde la perspectiva del creativo como del usuario. De la decoración a la moda más sofisticada, el corcho da origen a piezas de joyería, vestuario o calzado. Marcas de prestigio como Yves Saint Laurent, Prada, Stella McCartney, Dior, Dolce & Gabbana y Gucci están orgullosos de integrarlo en sus colecciones.

image_1image_2image_3image_4image_5image_6image_7image_8

Naturalmente arrebatadora

Al ser 100 % natural, el corcho presenta propiedades únicas que ninguna tecnología ha logrado imitar hasta hoy: es ligero hasta llegar flotar, impermeable, aislante, flexible y compresible, resistente a la fricción, a la temperatura y al desgaste del tiempo, hipoalergénico y confortable. Como resultado de una significativa inversión en I+D e innovación, el alcance del potencial de esta materia prima es tan infinito como la imaginación. Y los avances tecnológicos permiten disfrutar de su alto rendimiento técnico como nunca antes había ocurrido.

En el universo de nuevas aplicaciones, el corcho ha llegado a abarcar tanto que llega casi a todos los sectores económicos y a países donde hace unos años era aún un producto desconocido. En China, por ejemplo, el impacto que causó a los visitantes del pabellón de Portugal de la Expo de Shanghái, todo construido en corcho, fue arrebatador.

El uso de esta materia prima en pavimentos y revestimientos es una práctica que tiene ya algunos años. Pero su aplicación en proyectos vanguardistas es una opción relativamente reciente del mercado de la construcción sostenible, con claras ventajas en el ámbito de la calidad de los edificios, del aire interior y del confort térmico y acústico. Obras como la Sagrada Familia, en Barcelona; el Museo Leonardo da Vinci, en Milán; el Nezu Museum, de Tokio, el Cape Town Stadium del Campeonato del Mundo de Fútbol 2010 o la ya mencionada Serpentine son ejemplos de la utilización del corcho como material de construcción altamente sofisticado y técnicamente avanzado. Y son la prueba de cómo esta materia prima natural encaja tan bien y de forma innovadora con otros materiales.

En el ámbito de las grandes infraestructuras, el corcho desempeña también un papel relevante en la construcción de puentes y autopistas, en las turbinas eólicas, en los embalses y en los aeropuertos.

Conjugada con la alta tecnología, aumenta el rendimiento de los productos, el confort y el prestigio, por ejemplo, en los automóviles —en el interior del nuevo prototipo F700, de Mercedes, se aplicó un corcho tan fino como el cuero—, en los componentes para interiores de autobuses, en los trenes de alta velocidad y en los aviones. En el deporte, sus capacidades se aplican a pelotas de béisbol, tablas de surf y kayaks que han ganado medallas en los Juegos Olímpicos.

image_1image_2image_3image_4image_5image_6image_7image_8image_9image_10

A la conquista del Espacio

El corcho es un material tecnológicamente relevante para el s. XXI, compitiendo en áreas tradicionalmente dominadas por el metal y derivados del petróleo. En una sociedad que cada vez valora más el uso inteligente de los recursos, es la materia prima más sostenible debido a que no solo asegura una economía propia, sino que contribuye a la diversidad de las especies y a la retención del CO2. Y también porque puede utilizarse como sustituto de materiales artificiales, de productos de origen animal —como las pieles— y de otros productos naturales que, al contrario que la explotación del corcho, conllevan la tala de los bosques.

Fruto de la investigación, cada día surgen nuevos y sorprendentes usos: el tejido de corcho, el papel de corcho y el hilo de corcho son ya una realidad. En breve se utilizará en forma de polvo en productos cosméticos gracias a sus características hipoalergénicas. Por su capacidad de resistencia al choque, está siendo testado en equipamientos a prueba de bala. Pero todavía queda mucho por descubrir sobre la transformación del corcho y sus infinitas posibilidades.

Y no es solo en la tierra donde el corcho se afirma como un material de futuro. La NASA y la ESA también encontraron en la corteza del alcornoque un socio de preferencia, incorporándolo en escudos térmicos y placas de revestimiento de las naves espaciales. Debido a las características únicas de los compuestos de corcho y a la excelente relación peso-rendimiento técnico que demuestran, los materiales de aislamiento para los escudos térmicos asumen un papel relevante en el éxito del lanzamiento y en la operación realizada con éxito de todas las naves espaciales, ya sean tripuladas o no. También en esta materia, Amorim e un importante socio tecnológico, proporcionando módulos de corcho a la industria aeroespacial desde 1980.

«El corcho es una espuma de la naturaleza, una espuma con una combinación única de propiedades».

NASA Technical Reports Server

Visite:  Serpentine Gallery PavilionMATERIA®Daniel Michalik   y  Domaine de Boisbuchet