• Corcho y Vino

El corcho y el vino Inseparables por naturaleza

El vino es vida. Y el corcho la expande. Compartiendo nobleza y magia, el vino y el corcho interactúan en una relación de simbiosis que lleva siglos desarrollándose. Por su carácter orgánico, el corcho es un cierre incomparable que resulta de vital importancia para la evolución de los vinos y para el desarrollo de sus cualidades intrínsecas. Cada vez que se abre una botella, se crea un lazo inquebrantable entre el vinicultor, el vino y el consumidor. Y cada vez que se cierra una botella con un tapón de corcho, empieza un auténtico viaje para el vino.

El binomio formado por el vino y el tapón de corcho se originó hace miles de años, y solo se rompió durante la Edad Media. Las investigaciones arqueológicas han demostrado que los egipcios, los griegos y los romanos ya utilizaban cierres de corcho. Pero fue Pierre Pérignon, un monje benedictino francés que vivió en el siglo XVII, quien abrió el camino de un imperio basado en la alianza entre el vidro (de la botella) y el corcho (del tapón). Al contemplar la naturaleza que lo rodeaba, Pierre Pérignon pensó que tenía que haber una solución mejor para cerrar el vino que los tapones de madera que se utilizaban por aquel entonces. Eran ineficientes, obsoletos y de dudosa eficacia. Por ese motivo, sustituyó la madera por corcho. ¡Y pop! Un increíble mundo se abrió ante sus ojos.

Materia prima y procedimiento de elaboración

El corcho frente a los cierres artificiales

La combinación perfecta

El impulso de Pierre Pérignon fue decisivo. Gracias a él se empezó a utilizar una solución extremadamente sencilla e inteligente que todavía se mantiene trescientos años después. La combinación perfecta es la formada por la botella de vidrio y el tapón de corcho. El desarrollo simultáneo de estos dos elementos hizo posible la aparición de la moderna industria del vino. Pero, ¿por qué los tapones de corcho son tan especiales? ¿Por qué son el mejor cierre para el vino?

La respuesta se basa tanto en la intuición como en la ciencia. Una atenta mirada a este cilindro mágico nos puede dar muchas pistas. Cada tapón de corcho constituye una sofisticada válvula natural formada por ochocientos millones de minúsculos alvéolos compuestos básicamente por suberina y rellenos de un gas similar al aire. Cuando se comprimen, estos alvéolos se comportan como una almohadilla que busca constantemente regresar a su forma y tamaño originales, de modo que el tapón se adapta al cuello de la botella formando un cierre estanco.

"El vino es vida. Vida embotellada y vida expandida. Es una reflexión intelectual, un diálogo entre el ser humano y la Naturaleza. El corcho es, probablemente, el más mágico de los elementos. Es un elemento orgánico y comunicativo. Es un guardián de tesoros, y el primer confidente del tesoro que guarda. El corcho simboliza la naturalidad y la vida en expansión, para guardar y garantizar que el mensaje escondido en el interior de la botella no se pierde".

Josep Roca, sumiller, El Celler de Can Roca

Un vino cerrado con corcho simplemente sabe mejor

Nuestros sentidos nos dicen de manera instintiva que un vino cerrado con corcho simplemente sabe mejor, pero la ciencia nos brinda pruebas concretas. Diferentes estudios realizados por la Universidad de Burdeos sugieren que el corcho contribuye de un modo único a la evolución del vino. El secreto radica en las características innatas del tapón de corcho: ligero, fácil de comprimir, impermeable, resistente a la humedad y a la descomposición y resiliente. Por todo ello, es el único cierre que realmente respeta la evolución del vino y previene su deterioro con el paso del tiempo.

El misterio de cómo interactúa el tapón con el vino

En ocasiones, esta longevidad desafía a los límites de la imaginación. El descubrimiento hace doscientos años de una colección de 168 botellas de champán en perfecto estado de conservación en un pecio en el mar Báltico constituye un ejemplo irrefutable de la excelente capacidad de conservación del tapón de corcho.

Durante mucho tiempo, la manera en la que el tapón interactúa con el vino permaneció envuelta en un misterio que dio origen a algunos mitos fuertemente enraizados. Una de las ideas más extendidas era que el corcho sería «permeable», por lo que permitía que el vino pudiese respirar. Pero los recientes estudios demuestran que esta idea estaba equivocada. Tras el embotellado, es el oxígeno que hay en el interior del tapón de corcho (y no el aire exterior de la botella) el que circula e interactúa con el vino, contribuyendo así a su evolución. En última instancia, es la acción del corcho sobre los compuestos del vino lo que lo vuelve más complejo e interesante: los compuestos fenólicos liberados, por ejemplo, actúan sobre el vino a lo largo del tiempo.

"Sabemos que existe un intercambio entre el vino y el tapón de corcho. El tapón tiene que ser perfecto para permitir que este intercambio se produzca de la menor manera posible, para que el vino mejore con el tiempo. Igual que el vino, los tapones de corcho tienen su propia historia. Un ciclo de vida que empieza en la dehesa, pasa por un proceso técnico y termina en una botella de vino".

Carole André, Cheval Blanc, Saint Émilion

El corcho y el vino son dos increíbles regalos de la naturaleza

Con independencia de los avances de la ciencia en el conocimiento del vino, del corcho y de la relación entre ambos, ciertas cosas, simplemente, no se explican en términos racionales. Las emociones entran en juego. La intuición tiene algo que decir. Los recuerdos, los sueños y las sensaciones se revelan. Aunque resulta evidente que los mejores vinos del mundo nunca han dudado de la superioridad del corcho, su irrefutable atractivo para los consumidores - incluidos los millennials que empiezan a descubrir el vino - es un dato igualmente importante. Estudios recientes subrayan la plusvalía que el tapón de corcho supone en el mundo del vino, y el modo en que esta solución influye en gran medida en la percepción del consumidor. Por todo el mundo, desde Francia a China, desde Estados Unidos a Argentina, el tapón de corcho se asocia a vinos de buena o excelente calidad.

Además, diferentes estudios muestran la preferencia de los productores y consumidores por el corcho, por tratarse de un producto natural y sostenible. Un producto de gran calidad y respetuoso con el medio ambiente que aporta lo mejor de dos mundos.

El corcho y el vino son dos extraordinarios regalos de la Naturaleza que han permanecido unidos a través de los tiempos. Crecieron juntos y se reforzaron mutuamente. Solo una botella cerrada con corcho permite que el vino alcance su máxima expresión y todo su esplendor.

El corcho y el vino son dos extraordinarios regalos de la Naturaleza que han permanecido unidos a través de los tiempos. Crecieron juntos y se reforzaron mutuamente. Solo una botella cerrada con corcho permite que el vino alcance su máxima expresión y todo su esplendor.

NDtech y NDtech Sparkling

Please note, your browser is out of date.
For a good browsing experience we recommend using the latest version of Chrome, Firefox, Safari, Opera or Internet Explorer.